Alternativas de calidad a Megaupload

Escrito por Jota.


La semana pasada el cierre de Megaupload copó las portadas de millones de blogs y medios digitales. Tras él sobrevino un ataque por parte de anonymous a los principales sitios de entidades gestoras de derechos de autor en EEUU así como a webs gubernamentales e incluso productoras de la talla de Universal Pictures que vieron cómo no podían hacer nada contra los ataques de los ordenadores de millones de personas que colaboraban en los ataques de denegación de servicio hacia esas webs.


Y es que la batalla por los derechos de autor entre las productoras y los usuarios, lejos de acercar posiciones, parece que va recrudeciéndose con el tiempo. Los usuarios no están dispuestos a pasar por el aro del circuito de distribución de la industria del cine y ésta se aferra a él con uñas y dientes (y algún que otro lobby de presión con métodos poco éticos e incluso ilegales). 

Suponemos que no será tan fácil para ellos como nos parece adoptar el modelo de negocio de otras industrias como la música que han dado por perdida la batalla de los discos empaquetados y se han visto obligados a diversificar su modelo de negocio utilizando herramientas como itunes, soundcloud o spotify. Y es que no es lo mismo que tu red de distribución sean pequeñas tiendas de música a que lo sean megafranquicias de salas de proyección como Yelmo, Ábaco o Lauren.

Pero, ¿era necesario el circo que se ha montado -con las siglas del F.B.I. y las palabras delincuentes, megaconspiración, etc…, por delante en cada comunicado de prensa-? Pues seguramente no.

Con la guerra perdida en los videoclubs, la capilaridad sigue siendo la batalla a librar por la industria del cine. Frente a los contenidos "piratas" de Megaupload, alternativas serias con contenidos de calidad ya están sustituyendo a la industria para llevar el cine al salón de casa del usuario: Netflix, Hulu o RedBox ya funcionan como un tiro en EEUU y las productoras han dado su brazo a torcer integrando series, documentales y películas en catálogos que el usuario puede disfrutar sin interrupciones publicitarias por 7,99$ al mes.

En España, tras el anuncio de cambio de los planes de expansión de Netflix, van apareciendo servicios de alquiler de películas online y de streaming como Voddler, Youzee, Wuaki, Filmin o Mubi que luchan por hacerse un hueco en el salón o la cama de los usuarios que ya están concienciados de que "la cultura del todo gratis" no tiene salida pero tampoco la del "pasar por el aro" de las megaproductoras.

Veremos en qué queda todo. Y tú, ¿eres del todo gratis o prefieres pagar por contenidos de calidad?